Fran Yuste en concierto

Con la mente ya calmada, relajada, despejada de los efluvios de la sabia de la vid, me paro a pensar sobre lo que tuve ayer noche, el placer de contemplar. Desde hace tiempo deseaba asistir a un directo de mi amigo Fran Yuste. Y anoche tuve el grandísimo placer de disfrutarlo. Fue un derroche de desparpajo, maestría, arte y buen gusto. En la línea de lo que este artista nos va a regalar a partir de ahora. Contemplé a un Fran contento, desenvuelto y con ganas de triunfar en su tierra. Rodeado y apoyado por sus amigos incondicionales, que lo apoyaron durante todo el concierto, pude observar como este artista evolucionaba por el tablao del escenario de nuestra Feria de Sanlúcar. Atrás quedaban esos balbuceos, esos pasos tímidos para dar lugar a una foto plasmada sobre un lienzo de actividad, de fuerza y de potencia, que estoy seguro le llevarán a lo más alto. Acompañado por unos profesionales del sonido, de voces y de baile, ví a Fran relajado y asentado en esas tablas del mundo de la música.

Un final apoteósico presentando su nuevo tema Puchero, inmerso en el fuego y la fuerza a la que su corazón latía y que nos transmitió a los presentes. Baile, fuerza en la voz pero mayor fuerza en el sentimiento con el que nos regaló durante su hora de actuación, una hora que quedará grabada en mi retina y ahora en mis palabras.

Me sentía en deuda con mi amigo, y por eso, necesitaba plasmar por escrito lo que sentía después de su gran estreno ya no como artista, sino como persona que ama lo que hace. Y ahora sí, despojado de ataduras que lo ahogaban, surge un nuevo Fran Yuste, fuerte, dinámico y arrasador.

Me quedo con la imagen final, a un artista flanqueado por dos columnas de fuego, que representan su alma y su corazón.

Pisa fuerte, no alejes los pies de las tablas y disfruta con lo que haces porque sé que un día, no muy lejano, tu sueño se hará realidad.

Mucha mierda para este escenario en el que un loco de la vida, un soñador empedernido y un artista hecho a sí mismo, vuelve a renacer de las cenizas del amor que siente por su arte.

GRACIAS MAESTRO……….