Archivos de la categoría La Senda de Javier

MELODÍA DEL SILENCIO

Ondas sonoras que llegáis a los rincones de nuestras vidas, deseosas de atraer, incitar, ayudar…ondas sonoras que alcanzáis nuestro universo interior, llenando de sonido nuestros interminables silencios…ondas sonoras que os atrevéis a irrumpir en cada vida particular, creando la necesidad de la relajación, del éxtasis auditivo, del reposo de la vida…ondas sonoras que acumuláis horas de melodías cercanas, conocidas, motivadoras, insultantes a veces….ondas en sí, que buscáis el culmen del encuentro entre el sentido y el deseo….al llegar ese momento del día donde te olvidas del resto de experiencias que te hacen enervarte sin motivo, donde te escondes en tu pequeña y acogedora cueva, cual cavernícola tras un trepidante día de caza….no dejes de volar hasta mis oídos y crear esa sensación sonora de soledad buscada….no olvides que aquí, en mi mente, sólo tú tienes el permiso para adentrarte en lo más profundo de mi energía vital….gracias a vosotros, expertos fundidores de sonidos aleatorios, ordenadamente dispuestos, por regalarme el silencio del mundanal ruido.

 

A TRAVÉS DE LA TEMPESTAD…

Tras la tormenta viene la calma…Este es un dicho muy común en los lugares donde la naturaleza no nos muestra su lado más violento, su parte más melancólica. Lugares donde la mayor parte del calendario luce ese astro lejano que nos da el eterno haz de luz.

Cuando la debilidad inunda el espíritu, cuando la oscuridad quiere hacer mella en nuestro interior, cuando el enemigo de la soledad quiere poseerte, es cuando el ser humano tiende a encerrarse en su cárcel de negras paredes y huye sin mirar a su alrededor, sino hacia atrás.

En ese momento es cuando la naturaleza hace su trabajo. Nos devuelve el sentido de la vida, nos regala ese instante donde miras al sol, cierras los ojos y dejas que te inunde su cálida paz. Esa luz llena de vida, vida que te hace plantearte la razón de por qué estás en un lugar llamado universo.

Así conseguí descubrir la sencillez de mi existencia. No estoy aquí para amasar grandes fortunas basadas en una moneda de cambio que nos esclaviza. No vine a este mundo para establecerme sobre las penurias regaladas de mis congéneres. No fui creado para devolver la bofetada que mi alma recibió en eso que llamamos pasado, y que no es otra cosa que ese rincón de la mente donde se guardan las experiencias que nos enseñan a buscar los atajos para no volver a ellas.

Llegué a este páramo de la Vía Láctea para sembrar mi futuro. Para esparcir la semilla de lo esencialmente verdadero: una nota musical que ensordece al ruido, un pájaro que vence a la ley de la gravedad, una flor que nos recuerda el color de la oscuridad, el viento que ayuda a limpiar la suciedad de nuestro rencor, la lluvia que aclara las manchas de nuestro destino…

Al final entendí, que si estamos aquí, juntos, es por una única misión: enseñar al futuro el valor de la sencillez que emana de la complejidad…

EL REGALO

Una conocida melodía resonaba en su mente. Era la hora, pensaba. Como cada mañana, su móvil le sacaba de los poderosos brazos de Morfeo. Las 7 menos cuarto. Tenía que salir de su solitario lecho y comenzar la jornada. Era un hombre de costumbres. Tras su habitual rutina, recordó que era su cumpleaños. No le gustaban esos días, pero esta mañana de otoño se sentía distinto, animado, como renovado. Hoy va a ser distinto, presentía. Cada mañana iba a su trabajo en coche, pero al salir al jardín notó esa brisa lenta, suave, fresca. Y pensó que ese día se daría un capricho. Hoy voy a ir en moto. Le encantaba su moto de gran cilindrada. Era un motero de los de antaño, de los de saludar en V, de los de no dejar escapar una ocasión para reunirse con sus amigos coincidentes en afición. Antes de salir, como era habitual, se agachó para saludar a su compañero, su amigo, su perro. Ese momento en el que se fijaban mutuamente la mirada y él le decía con un pequeño toque en la cabeza, hasta después compañero, cuida nuestra casa mientras yo no estoy. Y su fiel amigo, sin apartar su mirada, moviendo su cola alegre, parecía asentir. Su trabajo estaba a unos kilómetros de su casa. Se sentía feliz, especial…esa sensación de libertad que le producía su montura no era comparable a nada. Pensaba en su cumpleaños y qué mejor regalo me he podido hacer, confabulaba con su mente. De pronto, la rueda delantera le hizo un extraño….puedo controlarlo, aceite, velocidad, mi cumpleaños, trabajo, llamar…todo sucedió en unos segundos…como si de un experimentado acróbata, se encontró en el suelo, dando vueltas junto con su moto…no pasa nada, mi ropa protege, no coches, la moto….el guardarrailes…De pronto todo en silencio, había dejado de moverse, la moto sobre su pierna, tranquilidad…durante unos segundos su mente viajó a los entresijos de su pasado, las personas que conocía, su familia, sus hijos, el trabajo..debo llamar, pensaba. No podía moverse. De pronto sintió el tacto de unas manos que le tocaban, que tiraban de él. No podía ver con claridad pero se aferró a esas manos que le ayudaban a salir de debajo de su máquina. Estaba aturdido por los golpes, pero sin dolor. Se sentía mareado y no podía ver bien a la persona que le ayudaba. Por el tacto suave de sus manos, presumía que era una mujer. Miró hacia ella, pero sólo podía vislumbrar una preciosa sonrisa que le regalaba esta persona, como conciliadora, animándole. Esa sonrisa le relajaba porque en su interior le resultaba familiar. No podía hablar, nada podía oír. Sólo paz, tranquilidad, serenidad, sosiego, ausencia de dolor. Todo había pasado y en un susto había quedado. Ahora estaba a salvo de la mano de esta sonrisa. Por más que lo intentaba, quería agradecerle la ayuda y transmitirle que todo estaba bien, pero no podía. Su salvadora, le animaba a apartarse del lugar del accidente. No se podía resistir. Comenzó a andar, aún aturdido por los golpes, pero sin ningún dolor. Qué bien se sentía de la mano de esta mujer. Su sonrisa, la conozco…De repente recordó que debía llamar a su trabajo, debían saber que no iba a poder estar allí. Se paró y miró hacia donde su moto yacía. Abrió los ojos, incrédulo, asustado, nervioso…¿Quién era esa persona que estaba bajo su moto? Llevaba su casco, su chaqueta…recordaba que venía solo. ¿Quién podría ser? ¿Habría atropellado a alguien? Pero…volvió su mirada interrogante hacia la persona que seguía sosteniendo sus manos, ahora con más fuerza….aún sonreía, con una dulce mirada que le hacía sentir en paz…esa sonrisa…de repente, su mente voló hacia su juventud…era la sonrisa de su madre…viajó hasta el momento de su último encuentro. No pudo despedirse de ella antes de fallecer y eso le había atormentado toda su vida. Ahora en el día de su cumpleaños, ella había venido a acompañarlo, a abrazarlo, a guiarlo para que no se sintiera solo…olvidó la moto, el accidente y se abrazó a ella. Sentía su olor, su pelo moreno, sus ojos negros…Sin ruidos, ni miedos, ni dolor…de la mano de su madre consiguió su mejor regalo de su cumpleaños…su perdón!

Para mi Madre que, desde donde está, sé que me cuida.

MI SOMBRA

…y caminaba tras de mí, seguía mis pasos, mi rumbo, mi dirección. Si paraba, ella se detenía, si aminoraba mi ritmo, disimuladamente aflojaba su paso. Silenciosa, sin rostro, impasible acataba mi sentido. Creo que siempre estuvo ahí, sin alejarse pero sin pasarme, incansable y con una parsimonia digna de una esfinge egipcia continuaba a mis espaldas. Me protegía y guardaba mi pasado con la delicadeza de una enamorada. Ahora, miro hacia atrás en mi recorrido y asumo que mis fracasos fueron los suyos y mis aciertos, sus progresos. A ti debo mi andar y a ti regalaré mi deambular. Sigue ahí vigilando para que mi ser sienta tu presencia, para que mis pasos venideros no pierdan el norte del futuro que está por venir. Llegaré hasta que, al mirar hacia atrás, sólo  observe tu oscura presencia. Fiel compañera, muda testigo de mi progreso humano, a ti elevo mi cantar, a ti negra estampa de mi ser, a ti, Mi Sombra. 

VIVIR

Para vivir más sencillamente por fuera, debemos arrancar primero las raíces que nos atan a la tierra regada por la hipocresía social. Los convencionalismos humanos no hacen sino aplicar la Ley de la Gravedad, cuánto más pesen en nuestro interior, más hundidos en el cieno de la mentira estaremos. 

COMO SI DE UN CRÍTICO SE TRATARA

Gitana. Hay algo más castizo, más nuestro, más “jondo” que esa palabra, que resume toda una cultura, toda una vida, toda un historia…todo una bagaje histórico de nuestra idiosincrasia más profunda..y si a esa palabra, castiza donde las haya, le añadimos un nombre FRAN YUSTE, ya tenemos el “cocktail” más explosivo que podemos preparar.

 Un sanluqueño, sereno, sensato, amigo de sus amigos, entrante y con un amplio recorrido en este mundillo de la música. Un joven que lleva el nombre de nuestra localidad allá donde va, sin esondrijos ni patrañas baratas de nacionalidades atrayentes.

Así titula su nuevo tema, Gitana. Una canción con ritmo tecno, bañado de pop y adornado con claras reminiscencias arábigas. En algunas de sus notas, nos recuerda a otros de sus grandes temas, Piel de Chocolate.

Un tema joven, vivo y ardiente, donde vuelve a volcar toda su pasión hacia la mujer andaluza. Esa mujer altiva, llena de belleza, de tez morena y pelo azabache. Una historia de pasión y amor al ritmo del más claro estilo Yustiniano.

No podemos sino decir un “olé” al oír esta nueva melodía que sale de su corazón y nos atraviesa nuestros sentidos.

No tenemos más que desearle otro gran éxito a este gran artista sanluqueño, al que cada vez más, nos estamos acostumbrando a ver y sentir a nuestro alrededor.

Suerte Maestro…con este término también de nuestra historia, le deseamos a Fran, una gran carrera profesional en este difícil mundo de la canción.

SOLEDAD, MALDITO TESORO

Llega un momento en la vida en el que el más liviano peso se te hace una carga insoportable. Ese momento en el cual cualquier contratiempo, lo conviertes en quejido, un suspiro en lamento y un recuerdo en olvido.

¿Cuántas horas pasaste deseando que llegara ese efímero momento de soledad? ¿Cuántas veces añoraste el poder estar a solas con tu vanidad? Si miras hacia tu más reciente pasado, encontrarás sin lugar a dudas, unos deseos irrefrenables por huir de todo aquello que implicara relación social y humana.

Para mí, llegado el momento de reflexionar sobre los innumerables tropiezos que mi inmadura madurez ha recreado una y otra vez a lo largo de mi existencia, no puedo sino maldecir aquellos muchos momentos de oquedad sentimental en los que añoraba la soledad. Esta fatiga que mi corazón rezuma en estos momentos, no es otra que la causada por la búsqueda del vellocino de oro; una incesante carrera hacia un pronosticado hundimiento personal, hacia un vacío lleno de silencio, cargado de ilusiones y fantasías de una mente aún por modelar.

La soledad es el tesoro de aquellos que jamás se sintieron solos, de aquellos que nunca la conocieron y sobre todo de aquellos que jamás la conocerán. Cuando la soledad se convierte en impuesto a pagar por el resto de tu vida, entonces es cuando te das cuenta que ese maravilloso tesoro que anhelabas, no es más que el comienzo de tu solitario final. La soledad se hace siniestra cuando ese velo dorado que la envolvía, se resbala de tu vida como arena entre tus dedos. Ese tesoro ansiado se transforma en penuria aniquiladora de los últimos suspiros de humanidad que necesitas sentir para tachar un día más en tu resquebrajado calendario.

Quizás estas palabras sean esa cuerda que baila al son del viento, sobre una pared vacía a la que ya nadie se asoma. Ya nadie quiere mirar al otro lado de tu muro personal. Ya se acabaron esos deseos de sentirte admirado, deseado o amado. Ya nadie querrá asirse a esa cuerda convertida en soga de verdugo alrededor de tu aliento. Ahí quedarán tras ese muro, todos tus valores, dones e insensatas riquezas amasadas en tu pobre vida. Quizás estas palabras sean el único recurso que me queda para intentar explicar lo inexplicable, tal y como decía John Steinbeck.

Te amé, te deseé y corrí tras de tí…

Ahora, tras haber conseguido mi deseo……..aquí me quedo con la mayor riqueza que me llevaré de este mundo……..mi única posesión………mi Maldito Tesoro……

 

COMING BACK

Pues después de más de dos años alejado de las letras, de las reflexiones, de las declaraciones..tras abandonar una de mis grandes pasiones, vuelvo…y vuelvo para quedarme….porque estos años de miedos, temores y equivocaciones me han servido para darme cuenta de una vez por todas, que tu vida, nuestra vida, la modelamos nosotros mismos, y que los que tenemos a nuestro alrededor, esas personas que nos vamos cruzando en nuestra andadura, no deben cambiar tu diseño personal, sino tan sólo, ayudarte a conseguir que tu final, sea el que te habías imaginado, aquel que una vez soñaste cuando alguien te preguntó: qué quieres ser de mayor?

Pues ahora, ya lo sé: QUIERO SER YO.

MI PEOR ENEMIGO

De todos los elementos que pueden atacar mi persona y descuartizarla como haría una bomba arrojada a mis pies, de todas esas amenazas que pululan alrededor de mi persona, de todas esas armas ofensivas creadas para la destrucción total de la especie humana…de todas ellas, la que más daño puede provocar es la mentira y su aliada la desconfianza.

Podemos vivir con envidias, insidias, insultos, incluso podemos compartir nuestra vida diaria con la maldad propia de nuestra idiosincrasia maligna que nos hace creernos mejores que nuestros iguales. La vida, nuestra vida, está plagada de situaciones ideadas para nuestro propio malestar, para malograr cualquier empresa que queramos llevar a buen puerto.

El ser humano es un perro rabioso, babeando espumarajos de su propia bilis de insensatez y envidia. Es un animal creado bajo los cánones de la bondad y la libertad pero echado a su propia suerte impregnada de rencor, envidia y malicia.

Tenemos enemigos acérrimos que nos hacen la vida más llevadera, ya que sin ellos no podríamos saborear los suculentos placeres de la lealtad y la fidelidad. Pero de entre todos los enemigos que cosechamos y coleccionamos a lo largo de nuestra vida en comuna, el más astuto y peligroso es el que se esconde bajo el manto de la mentira, la falsedad y sus consecuencias más atroces, entre la que destaco la desconfianza.

Si entre dos personas prima la desconfianza, se ha abierto la veda para poder golpear con nuestras mejores armas la sensibilidad de nuestro oponente. La falsedad crea la muerte de la dignidad. La falsedad no es el antónimo de la verdad, sino el ángel caído de sus alas ante el rencor de vernos iguales que nuestros semejantes. Necesitamos la mentira para encubrir nuestros defectos, nuestras taras….necesitamos mentir para poder llegar a ser aceptados por una sociedad falsa e insustancial….necesitamos ser falsos para poder alcanzar el reino de la pureza social.

La vida se ha creado en torno a la mentira y por ella, la desconfianza se ha hecho reina y señora de nuestros días. Cuando desconfiamos de alguien, aúlla en nuestro interior un alarido de calor que nos quema las entrañas y nos hace débiles, y como solemos decir, ante nuestra debilidad, no hay mejor defensa que un buen ataque. Y eso es lo que hacemos, al desconfiar atacamos y atacamos con las únicas armas de las que somos especialistas, la mentira, la falsedad y la hipocresía.

Si nuestra sociedad no se basara en la relaciones humanas, el imperio de la mentira caería por su propio peso. Deja a dos recién nacidos aislados y sin contacto con el resto de la sociedad…al poco tiempo, la desconfianza habrá hecho mella en sus corazones y se habrán convertido, sin remisión alguna, en unos pobres humanos.

Gracias a la mentira, soy hoy un humano más en esta sociedad individualizada y desmembrada.

I WISH

Quisiera atrapar a ese ágil pajarillo que revolotea sobre mis pensamoentos para pedirles prestadas sus doradas alas y ponérselas a mi alma y que volara libre hasta tu ser.

Qusiera alargar mi débil mano y escoger una de esas celestes porciones de cielo que corona mi estancia y rodearla con un parduzco lazo del ocaso, para dártelas y que vieras que ni el más preciado regalo se asemeja a ti.

Qusiera recoger una pizca de esta arena sobre la que poso mi ser enamorado y con un suave soplido de mi aliento enajenado lanzarlo a los brazos del dios Eolo para que los esparciera por tu precioso corazón,aureola de tu alma.

I wish………