¡Olvídame!

Ojalá no hubiera….quizás si no….en vez de aquello….cuánto daría por no haber….si hubiese sabido…no debería haber….

Débil silueta es la imagen de nuestro pasado. Un pasado constantemente convertido en presente. Nos emociona rememorar todas esas batallas del pasado, pero no guerras ganadas, sino nuestros fracasos, nuestras equivocaciones y nuestros errores de antaño. Nuestra mente vuela constantemente a esos rincones oscuros, iluminados por la sinuosa luz de nuestro propio auto convencimiento. Queremos rememorar el pasado para justificar nuestro triste presente, y no nos damos cuenta, que esa amargura actual sólo proviene de la remembranza de nuestro tiempo anterior.

Si sólo convirtiéramos nuestro presente en el cultivo de nuestro futuro, dejaríamos aislados los negros rayos de un tiempo anterior.

“Cualquier tiempo anterior fue….”. No, cualquier tiempo anterior sólo es eso, ANTERIOR. Es nuestra experiencia vivida, pasada, acabada, guardada y encerrada.

Vivamos mirando hacia lo que tenemos ante nuestros ojos…vivamos contemplando nuestras actuaciones presentes…vivamos recreándonos en este segundo, no en el anterior, ni en el siguiente, sino en el momento en el que cogemos aire e inflamos nuestros pulmones de vida, nuestros ojos de luz y nuestra mente de realidad.

Acabemos con el auto arrepentimiento de hechos que no fuimos capaces de acabar, porque de ser así, mañana volveremos a decir,

Ojalá no hubiera…..

©Javier Gómez2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.