Así es y así debe ser

La cultura debe abarcar todos los aspectos de una sociedad. La sabiduría de un pueblo no es algo creado de la nada e instaurado por una corriente política o incluso por un estilo artístico.

Nuestro bagaje cultural viaja hacia el pasado.  No debemos olvidar quiénes fueron sus eruditos, quiénes sus científicos y quiénes sus padres culturales.

Y como transmisores incansables, nuestros libros que ayudan al alma a sentirse humana.

La historia de la literatura española debe ser una asignatura troncal en todo itinerario que nuestros futuros proyectos de historia deben estudiar y asimilar.

No debe ser algo que ayude a conocer nuestro pasado, sino algo que incite al estudiante a crear, a coger un papel y plasmar, volcar, dibujar sus inquietudes, sus lamentos o sus alegrías. El estudio de los clásicos debe ser algo intrínseco a nuestra cultura de educación.

Sólo de esta forma convertiremos a nuestros infantes en protagonistas y no en espectadores, en críticos y no en ojeadores de buenas críticas, en hacedores y no en consumidores conformistas.

Esas obras de arte no deben caer en el baúl cerrado de nuestra cultura actual, ajena a lo pasado e ignorante del futuro.

La cultura de la lectura es algo que no se puede enseñar sino con un amor incondicional hacia ella. Nuestros clásicos nos ayudan a la comprensión de nuestra evolución.

Deberíamos crear la necesidad de abandonar el consumismo tecnológico en el que estamos inmersos y volver al consumismo cultura del pasado, a comprar libros, a devorarlos y a viajar con cada una de sus historias.

©Javier Gómez 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.